En el marco de un encuentro en Montevideo con el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, el mandatario electo de Argentina, Alberto Fernández, se refirió a la posibilidad de que Evo Morales llegue al país después del 10 de diciembre en calidad de asilado político, estatus que el ex presidente de Bolivia mantiene desde el martes en México.

“El día que llegue a la presidencia será un orgullo recibir a Evo Morales en la Argentina, a él y a Álvaro García Linera”, destacó Fernández durante una conferencia de prensa en la que estuvo acompañado por el diputado nacional Sergio Massa. “Argentina es casa de todos los bolivianos, así que encantados de recibirlos”, agregó.

El presidente electo, que destacó las figuras de Vázquez y de Daniel Martínez, el candidato del Frente Amplio de Uruguay que competirá en balotaje con el postulante del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, también hizo una referencia a la situación política en la región.

“Hay una crisis institucional muy seria en Bolivia por unas elecciones que se frustraron llamadas por Evo (Morales); hay un Chile revolucionado que demanda más igualdad social, hay un Ecuador demandando más igualdad social, pueden ser demandas progresista. Estamos en un continente que está revisando este tiempo, hay que estar atentos», aseguró.

Y agregó: «Tenemos preservar es la institucionalidad; cuando la democracia está en crisis se resuelve con más democracias, no con menos. Lo único que queremos es que cada pueblo resuelva su destino con el voto y sin presiones”.

Sobre el encuentro con Vázquez, indicó que tienen “muchas cosas en común, como la mirada sobre la política”. “Me dio la alegría de confirmarme que me va a acompañar el 10 de diciembre y vamos a trabajar todos juntos durante el tiempo que nos queda”, añadió.

Consultado por los comicios en Uruguay, Alberto Fernández expresó: “Trato de ser cuidadoso, no quiero sientan los uruguayos me meto en su decisión. Solo digo el respeto que me despiertan estos dirigentes”.

“No hay ninguna posibilidad de tener un mal vínculo entre Argentina y Uruguay; estamos obligados a tener el mejor vinculo, en cualquier hipótesis (de gane quien gane) que sea la decisión del pueblo uruguayo. Estoy obligado a llevarme bien con quien sea el presidente electo”, finalizó.

Seis horas después de que Evo Morales iniciara su asilo en México con la promesa de mantenerse firme en la lucha política, su adversaria Jeanine Áñez se proclamó hoy presidenta de Bolivia en una sesión legislativa sin quórum, en la que prometió tomar las medidas necesarias para «pacificar el país».

Áñez, de la Unidad Demócrata, mencionó varios artículos de la Constitución y de los reglamentos parlamentarios que, a su parecer, forman el andamiaje jurídico que la habilita para asumir la jefatura del Estado.

Durante toda la jornada, los medios locales de prensa habían advertido que no podía haber sesión legislativa porque el partido de Morales -que controla dos tercios de las dos cámaras- no aceptó dar quórum.

Áñez era hasta hoy la vicepresidenta segunda del Senado, pero quedó primera en la línea de sucesión después de las renuncias de Morales, del vicepresidente Álvaro García Linera, y de las demás autoridades de las cámaras legislativas.

En la primera de sus dos apariciones públicas en pocos minutos, la legisladora dijo que asumía la presidencia del Senado con el aval de un artículo reglamentario y luego, en otro recinto, anunció que pasaba a ocupar la jefatura del Estado por la «vacancia» que crearon las renuncias y el abandono del país de Morales y García Linera.

«Asumo de inmediato la presidencia del Estado y prometo tomar medidas para pacificar el país», dijo Áñez, de quien se espera que conduzca un proceso de transición hacia nuevas elecciones.

Sostuvo que Morales y García Linera «abandonaron el territorio» boliviano y lograron asilo político en México, lo cual fuerza a «activar la sucesión presidencial para resguardar la vida, integridad física de los bolivianos y garantizar el orden publico».

Estas presentaciones, que llevaron a los medios de prensa a buscar información entre juristas y constitucionalistas para determinar si se había cumplido o no con la ley, se sucedieron después de que la Central Obrera Boliviana (COB) diera a la clase política un plazo de 24 horas para que resolviera la acefalía, bajo amenaza de declarar una huelga por tiempo indefinido y una movilización a La Paz.

«La COB se dirige a los líderes políticos y cívicos que han ocasionado todo este caos y división y dolor en el pueblo boliviano; les damos 24 horas para restablecer el orden constitucional, la paz social y la unidad del pueblo boliviano y evitar más derramamiento de sangre, llanto, luto y violencia», dijo el líder de la central obrera, Juan Carlos Huarachi.

Otro de los escenarios en los que se centró hoy la atención de los bolivianos fue México, adonde apenas llegó como asilado Morales agradeció al presidente Andrés López Obrador por haberle «salvado la vida».

«Este golpe de Estado ni los atentados contra mi vida me harán cambiar de ideología. Seremos siempre antiimperialistas. Esta es una lección más para aprender y fortalecer las luchas por soberanía, inclusión, dignidad y libertad con identidad de los pueblos en Bolivia y el mundo», apuntó.

«Digo a mis hermanos y hermanas que mientras tenga la vida, seguiremos en la política; mientras tenga la vida, sigue la lucha y estamos seguros de que los pueblos del mundo tienen todo el derecho de liberarse», añadió.

Un tercer punto de observación estuvo en las calles de la capital boliviana, por cuyas calles céntricas avanzó una multitudinaria manifestación llegada desde El Alto, a unos 20 kilómetros de distancia, para pedir por la reivindicación de los símbolos indígenas, a los que consideran ofendidos después de la renuncia forzada de Morales.

Los manifestantes, que portaban miles de wiphalas (banderas multicolores del movimiento indígenas) y algunos de ellos palos, avanzaron pacíficamente por el centro de La Paz y se instalaron en la plaza mayor San Francisco, donde dieron sus muestras de apoyo a Morales.

La movilización fue sobrevolada por aviones de la Fuerza Aérea Boliviana, en un contexto de militarización de la capital boliviana ordenada con el alegado propósito de prevenir actos de violencia.

Después de la renuncia de Morales, algunos policías que se habían amotinado en medio de las protestas arrancaron de sus uniformes la representación de la whipalas y las quemaron, en gestos que llenaron de indignación a las comunidades indígenas.

Según algunos medios citados por la agencia de noticias EFE, el aparato que traslada al renunciante ex jefe de Estado, quien dejó el poder el domingo tras denunciar un golpe de Estado, se vio obligado a hacer tierra en Paraguay al no disponer de autorización para volar sobre cielo peruano.

Otras fuentes indicaron que la escala fue motivada para realizar una verificación de todas las licencias de sobrevuelo.

Al respecto, el ex presidente paraguayo Fernando Lugo (2008-2012) dijo que la escala fue para el reabastecimiento del aparato.

Lugo, de la formación de izquierda Frente Guasu, estuvo en el aeropuerto internacional de Asunción, si bien no se encontró con Morales, que no salió del avión.

El ex mandatario declaró a Radio Monumental que entre los ocupantes del aparato estaba el ex vicepresidente boliviano Álvaro García Linera, quien bajó a la pista a saludar al embajador mexicano en Paraguay.

La Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac) no emitió ninguna información ni las causas por las que se hizo la escala en el aeropuerto, ubicado en la ciudad de Luque (Gran Asunción).

El presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, había confirmado anoche que el gobierno de Perú decidió abrir su espacio aéreo al avión de México que iría a buscar a Evo Morales

Asimismo, Fernández informó que había hablado con el presidente de Paraguay, el conservador Mario Abdo Benítez, y que este le aseguró que «las puertas de Paraguay estaban abiertas para Evo Morales, para asilarlo y darle tranquilidad».

«Quiero pedir a nuestras Fuerzas Armadas no mancharse con la sangre del pueblo», fueron las últimas palabras de Morales en Bolivia antes de partir la pasada noche a México, país que le concedió asilo.

Morales renunció a su cargo el domingo pasado luego que la cúpula de las Fuerzas Armadas y de la Policía de Bolivia le solicitaran que deje el cargo para pacificar el país.

Antes, la la Organización de Estados Americanos difundió un informe sobre graves irregularidades en el proceso electoral presidencial del 20 de octubre y recomendó suspender las elecciones.

México anunció que concedió el asilo político que pidió el ex presidente de Bolivia Evo Morales.

«Hace unos momentos recibí una llamada de Evo Morales mediante la cual solicitó formalmente asilo político en el país», dijo en una declaración pública el canciller de México, Marcelo Ebrad.

«Y México -siguió- ha decidido concederle el asilo por razones humanitarias; en Bolivia, su vida y su integridad corren peligro», añadió el canciller.

Añadió el diplomático que puso en marcha los trámites necesarios para conseguir un salvoconducto.

México fue el primer país en ofrecer asilo político a Morales, quien renunció ayer a la presidencia de Bolivia, forzado por presiones de sectores de las Fuerzas Armadas y agentes de seguridad, además de protestas populares nacidas del resultado de las elecciones del pasado 20 de octubre.

Esos comicios le dieron a Morales la reelección en primera vuelta, sin necesidad de un balotaje, pero fueron considerados fraudulentos por la oposición y tachados de irregulares por una misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Militantes del Movimiento al Socialismo (MAS) y simpatizantes de Evo Morales bloqueaban esta madrugada las rutas en la zona de El Alto para anunciar su resistencia al golpe de Estado que denunció el presidente boliviano antes de renunciar en el marco de una profunda crisis política.

Entre fogatas y petardos, los militantes del MAS anunciaron además la creación de la «Policía Sindical en defensa de Evo Morales» al grito de «fusil, metralla El Alto no se calla», según se puede apreciar en un video difundido por las redes sociales.

En el envío se escuchan los cánticos de los manifestantes y un pedido de que se viralice el video, dado que «esto no lo muestra la televisión, los medios quieren acallar todo», enfatiza un loctutor improvisado.

La cadena TeleSur, en tanto, difundió imágenes de manifestantes masistas apoyando a Morales, quien ayer denunció que fue víctima de un «golpe cívico, político, policial» luego de que le reclamaran la renuncia desde la oposición, la Central Obrera Boliviana (COB) y las fuerzas militares y de seguridad.

La renuncia del mandatario -y la de su vice Álvaro García Linera- sobrevino a una serie de ataques a funcionarios y familiares identificados con el gobierno de Morales, y el mandatario identificó a Carlos Mesa y a Luis Camacho como los máximos responsables de esas acciones.

El presidente y vicepresidente de Bolivia, Evo Morales y Álvaro García Linera, renunciaron hoy a su cargo en el marco de la crisis originada por protestas de la oposición por el resultado y la realización de las elecciones generales del 20 de octubre último.

«Queremos preservar la vida de los bolivianos», dijo Morales en una comunicación en la que confirmó las dimisiones.

El Presidente del Senado de Bolivia es la máxima autoridad de la Cámara Alta de la Asamblea Legislativa Plurinacional. Se encuentra en el segundo lugar en la línea de sucesión del Presidente de Estados, en caso de impedimento o ausencia definitiva. La titular de este cargo es Adriana Salvatierra desde enero de 2019.

El gobernador de San Juan, Sergio Uñac, viajó a Buenos Aires para participar del encuentro que mantendrá el presidente electo, Alberto Fernández, con los representantes de la CGT. El primer mandatario arribó a la sede de calle Azopardo, cerca de las 11, junto al representante de la CGT local, Eduardo Cabello.

Estarán presentes el secretario general de camioneros, Hugo Moyano, Antonio Caló; Héctor Daer, Luis Lingeri; Sergio Sasia; Andrés Rodríguez; Sergio Romero, entre otros, participarán del acto.

El objetivo es poder mostrar la unidad sindical que el Frente de Todos solicitó durante la campaña y de esta manera avanzar en el acuerdo económico y social.

Los primeros datos del conteo definitivo de votos sobre los resultados de las elecciones presidenciales comenzaron a conocerse este jueves. En San Juan, Alberto Fernández cosechó el 53,04 por ciento y Mauricio Macri recibió el 35,11 por ciento. En las elecciones generales, Fernández subió 2.175 votos (0,04 por ciento) y Macri subió 1.222 votos y bajó 0.02.

El resto de las provincias, que ya completó el recuento son: Santa Fe, Tucumán, Misiones, Catamarca, Salta, Santa Cruz, La Pampa, Formosa y Entre Ríos.



Si se consideran estas provincias, que representan el 26 por ciento del padrón total del país, Alberto Fernández obtuvo 74.097 votó más (0,13 por ciento). En números pasó de 3.444.534 (50,17 por ciento) a 3.518.631 (50,30 por ciento). En tanto que Mauricio Macri incrementó 42.181 votos pero en porcentajes representan una caída de 0,10.


Los datos del escrutinio definitivo son importantes porque son los únicos que tienen validez legal y los que determinan oficialmente cuántos votos obtuvo cada candidato a nivel país y en cada provincia.

• Entre Ríos: Mauricio Macri 44,47 por ciento. Alberto Fernández Fernández 44,35 por ciento. El Presidente creció 5.470 votos y bajó 0,02 puntos, y Fernández subió 5.921 votos y 0,03 puntos porcentuales.

• Catamarca: Alberto Fernández 56,66 por ciento, mientras que, Mauricio Macri 850 votos y 0,02 por ciento.

• Formosa: Alberto Fernández obtuvo 65,41 por ciento y Mauricio Macri 28,24 por ciento. El presidente electo, del Frente de Todos, subió 4.388 votos que representa 0,27 puntos, y Macri subió 838 votos y bajó 0,27 puntos.

• Misiones: Alberto Fernández recibió 57,73 por ciento. Por su parte, Mauricio Macri el 33,86 por ciento. Fernández subió 13.300 votos y 0,13 por ciento, y Macri subió 6.663 votos y cayó 0,08 por ciento.

• Tucumán: En esta provincia Alberto Fernández obtuvo el 57,78 por ciento, en tanto que Mauricio Macri recibió el 33,91 por ciento. Fernández subió 6.565 votos mientras que Macri subió 4.148 votos.

• Santa Fe: Mauricio Macri se impuso con el 43,46 por ciento, mientras que, Alberto Fernández recibió el 42,70 por ciento de los votos. Macri subió 7.356 votos y bajó 0,04 puntos. Fernández subió 9.410 votos y subió 0,06 por ciento.

• Santa Cruz: Alberto Fernández ganó con el 59,77 por ciento. Mauricio Macri alcanzó el 28,24 por ciento. Fernández subió 1.620 votos y bajó 0,05 puntos. Macri subió 918 votos.

• La Pampa: Alberto Fernández se quedó con el 50,07 por ciento y Mauricio Macri con 37,74 por ciento. Fernández subió 3.506 votos y bajó 0,01 puntos, y Macri subió 2.740 votos.

• Salta: En esta provincia Alberto Fernández ganó con el 48,82 por ciento sobre Mauricio Macri que obtuvo 34,74 por ciento. Fernández subió 19.174 votos y 0,52 puntos, y Macri subió 7.976 votos y bajó 0,40.

Será el segundo gesto de Sergio Uñac desde que se anunció que Alberto Fernández fue elegido como presidente del próximo periodo. Es que el gobernador sanjuanino, quien estuvo en Buenos Aires para acompañarlo en el búnker este domingo, ahora viajará a Tucumán para ser parte de la primera visita del presidente electo a una provincia.

En este acto, que será la asunción del segundo mandato de Juan Manzur, hombre muy cercano al kirchnerismo durante todos estos años, estarán presente las autoridades de la CGT nacional y de la Unión Industrial Argentina.

Posteriormente al acto, Fernández almorzará con los gobernadores para dialogar sobre los primeros pasos a seguir. Estarán presentes, además de Uñac, el gobernador de La Rioja, Sergio Casas, de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, de San Luis, Alberto Rodríguez Saa, de Catamarca, Lucía Corpaci. Se les suman, los diputados nacionales recientemente electos.

El Fondo Monetario Internacional felicitó al presidente electo Alberto Fernández por su triunfo y dijo que espera colaborar con él para resolver los «desafíos económicos de Argentina».PUBLICIDADA través de un tuit emitido este lunes, la directora gerente del organismo, Kristalina Georgieva, el Fondo tuvo su primera reacción ante la victoria del candidato opositor, con quien tendrá que renegociar un préstamo de 57.000 millones de dólares, el mayor en la historia del organismo.

«Felicitaciones al presidente @alferdez por su elección! Esperamos colaborar con su gobierno para enfrentar los desafíos económicos de Argentina y promover un crecimiento inclusivo y sustentable que beneficie a todos los argentinos», tuiteó Georgieva.

El acuerdo stand by había quedado prácticamente congelado tras el resultado de las PASO en agosto y un desembolso de 5.400 millones de dólares que estaba programado para septiembre quedó en el limbo.

Sin embargo, los funcionarios del gobierno de Mauricio Macri continuaron con sus viajes a Washington para informar sobre los números de la economía, con la certeza de que el futuro gobierno debería renegociar el stand by.

Para el FMI, «el programa continúa», pero ahora está en un «período de espera». Concretamente aguardan a «que haya una propuesta del nuevo gobierno electo», según dijo Alejandro Werner, el jefe del organismo para el Hemisferio Occidental en el marco de la Asamblea anual del Fondo que se llevó a cabo en Washington en la semana del 14 de octubre.

Cuando se le preguntó sobre distintas alternativas que un posible gobierno de Alberto Fernández podría implementar, Werner señaló que «es difícil contestar en un contexto porque estamos esperando para analizar una propuesta cuando haya un gobierno electo». Dijo que el Fondo necesita conocer del futuro gobierno las «políticas públicas, monetarias y fiscales para ver la consistencia» del posible plan de Fernández.